Saltar al contenido
Correas de Reloj

Piel

Correas de Piel o Cuero

Consideraciones previas sobre el cuero

 

El cuero es un material natural y delicado procedente de seres vivos y, por lo tanto, puede presentar variaciones o irregularidades en su tono y texturas, pues al ser natural no puede haber dos cueros totalmente iguales. La existencia de variaciones o irregularidades en su tonalidad, garantiza su originalidad.

En el cuero empleado en las correas de reloj, el proceso de curtido se realiza a base de taninos y otros elementos de origen vegetal. El tanino se oxida con el aire y la luz, por lo que un cuero curtido con materias vegetales irá oscureciéndose con el tiempo de forma similar a una pieza de madera, sólo que más rápidamente. Esto, que puede dar una bonita pátina a algunos objetos de cuerdo, puede arruinar el teñido en otros. Este tipo de cuero no es estable en el agua, tiene a decolorarse, y si se empapa y luego se deja secar se endurece y se vuelve más áspero y duro.

Tratamos de mantener una colección de colores lo más estable posible en nuestras correas, pero debido a las consideraciones anteriores, es imposible que todas las correas tengan el mismo color. Incluso tratándose de una sola hoja de piel procedente del mismo animal, se aprecian diferencias de textura y color entre unas partes y otras. No tiene el mismo grosor y textura la piel procedente de la falda que del cuello del animal. Esta uniformidad de textura y color sólo se da en los materiales plásticos.

Los acabados charol y mate son conseguidos por las curtiembres en el proceso de acabado del cuero añadiendo barnices con base de PVC o poliuretano. Esto puede confundir a algunos usuarios sobre si el material empleado es o no es cuero. Por esta razón, algunos de nuestros proveedores añaden una pieza de cuero en la hebilla para que el usuario pueda comprobar el material que está adquiriendo.